Elizabeth Diaz R.

Ing Comercial con experiencia en turismo y administración, desde hace 3 años mamá de Alina. Disfruto muchísimo de la naturaleza, las expresiones culturales y la lectura en algunos momentos libres. Soy firmemente creyente de que las madres somos pilares fundamentales en la vida, crecimiento y formación de los hijos por ello mi lema de vida es: La vida es dura, Dios es bueno, y todo estará BIEN!

«la naturaleza nos ayuda a conocernos a nosotros mismos, muchas veces nos sana cuerpo y mente, caminar, oxigenar pensamientos nos guía a entender el mundo de una manera distinta» – Elizabeth

Soy una mujer en sus 30´s que desde siempre ha sentido la pasión por lo que yo llamo “la verde montaña”, he trabajado desde mis 18 en turismo y desde hace 3 años soy mamá de Alina. Actualmente brindo servicios de asesoría operacional y financiera Turística a empresas, familias y mamás independientes, quienes entienden que el Turismo no debe ser costoso para ser enriquecedor. Gracias a Alina hemos podido llegar a una comunidad con innumerables curiosidades y necesidades que aun sin conocernos nos han hecho parte de sus experiencias.

Considero que la maternidad es el viaje que más retos tiene para toda mujer; es la etapa donde aprendemos todos los días, superamos miedos cuando menos lo esperamos e iniciamos cada día pidiendo a Dios la sabiduría para no equivocarnos.

Iniciar viajes y experiencias fuera de lo común con mi niña en aquel entonces de 1 año 3 meses, no fue sencillo sin embargo creo firmemente que la naturaleza nos ayuda a conocernos a nosotros mismos, muchas veces nos sana cuerpo y mente, caminar, oxigenar pensamientos nos guía a entender el mundo de una manera distinta; conocer culturas, envolvernos de tradiciones, entender al prójimo, su comportamiento y sus formas de vivir son experiencias que no solo enseñan historia sino que nos forman en carácter y valores; y era eso lo que quería que Alina aprenda de manera vivencial.

Al iniciar estas hermosas experiencias no solo media mis capacidades como mamá, sino que entendí que Alina desarrollaba de manera sorprendente una conexión con la tierra y sus elementos, de apoco conocíamos sus capacidades, sus necesidades y sus metas propias en cada aventura. He vivido de manera muy personal el hecho de que “un niño aprende las bases de su formación en sus primeros años de vida” y es por ello que no nos hemos detenido y ahora iniciamos formando un espacio en Facebook donde podamos ayudar a mas mamás a tomar el riesgo de involucrarse en actividades verdes que sean de fácil acceso, de diversos niveles de aventura y sin excesivos gastos.

Además, jamás dejamos de lado las experiencias culturales de música, teatro, pintura y danza ya que estas formas de expresión artística deberían ser consideradas como bases propias para la educación en respeto y en entendimiento de las emociones.

Debemos recordar que no hay impedimento para explorar fuera de casa, solo necesitamos la determinación de querer hacerlo, porque ser mamá no es fácil, pero puede ser divertido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.